Velas que transforman espacios

Las velas son un lujo pequeño y cotidiano, que con todo el tiempo que estamos pasando en casa, se pueden convertir en ese objeto chic y perfumado que necesitamos para transformar el ambiente dentro del hogar.

Aunque no lo creas, a veces son esas pequeñas cosas las nos ayudan a superar el estrés y sobrellevar el día de mejor manera. Y las velas tienen ese poder de cambiar el mood y darle a los espacios esa onda cozy de tranquilidad y armonía que en combinación con buena música y una iluminación tenue transforman por completo el carácter de una habitación y además, te ayudan a relajarte.

Las velas también tienen un elemento mágico, pues los aromas son capaces de evocar recuerdos y llevarnos instantáneamente a un momento, a una persona o un lugar específico de nuestro pasado. Una vela puede ser ese objeto que nos reconforta y nos da un poco de paz y que además son una pieza de diseño, que decora de manera sutil y elegante nuestros espacios.

También las velas purifican, limpian y transmutan la energía. Para muchas personas son parte de un ritual de autocuidado al que acuden cada que necesitan relajarse o cambiar de ánimo sin hacer más esfuerzo que el de encender un pabilo y disfrutar el aroma.

Los aromas de las velas son una preferencia muy personal. Tal vez te gusten los olores más afrutados sobre los ahumados, o los aromas primaverales sobre los de otoño. Tal vez solo quieres que tu casa huela a flores 24/7. La belleza de las velas es que existen muchas combinaciones y aromas.

Encontrar tu vela favorita puede ser tan especial como encontrar tu perfume ideal, además según el componente de la vela, son las propiedades. Quizá te atraen las notas lavanda, pues te convencen sus cualidades calmantes, o te inclinas más hacia el romero por su frescura o a la naranja y la mandarina por su característico aroma dulzón y cítrico, pero tal vez son los aromas acogedores y especiados de la madera o la canela los únicos que te reconfortan.

Sea cual sea tu preferencias de fragancias, seguramente estarás de acuerdo en que no hay nada como una llama parpadeante para cambiar el ambiente en casa, especialmente cuando pasamos tanto tiempo en un mismo espacio.

Como tip: para hacer que su vela dure más, asegúrate de quemarla hasta que se derrita toda la capa superior de cera la primera vez que la enciendas y recorta la mecha antes de cada uso para evitar que el tarro se llene de hollín.