Tips para una vida más mindfulness

Por Ana Lucía Bueno, Health Coach/ @thepomeloblog

Ya llevamos más de 160 días de cuarentena, ¿o cuántos? ya ni sé, ya perdí la cuenta. 

Mejor enfoquémonos en qué hacer o cómo mejorar nuestra estancia en ella. Así que ponte cómoda porque te voy a pasar algunos tips mindfulness para hacer más bonito y ameno este viaje para disfrutar lo que tenemos hoy.

Primero, ¿qué es mindfulness? Es el término en inglés que usamos para decir “presencia plena”, consiste en estar consciente de manera intencional en el presente, a lo que estamos viviendo hoy, sin juicio y sin Apego. Entonces, los ingredientes principales a practicar para la presencia plena son los siguientes:

Lo primero es prestar atención en el momento presente y el mejor tip que te puedo dar para dominar este punto (y todos los demás) es meditar, meditar y meditar. Empieza con 20 minutos al día en silencio poniendo atención solo a tu respiración. Deja que los pensamientos pasen sin juzgarlos. Vuelve a tu respiración una y otra vez, sin presión y solo estando. No lo puedes hacer mal, todo es perfecto y es una práctica que poco a poco dominarás mejor. La meditación es una metáfora de la vida y te ayudará a regresar una y otra vez al presente durante tu día. Cada vez que te caches en el pasado o futuro, en el miedo o ansiedad, regresa con paciencia y persistencia al presente.

El segundo es estar abiertos a la experiencia, aceptando y observando el momento que tenemos enfrente tal y como es. Consiste en observar la experiencia como si fuera la primera vez, quitando los filtros de nuestras creencias. Ver las situaciones con amor incondicional- amar sin condición- ver las cosas/personas/situaciones como son, sin juzgarlas. Es una manera increíble de soltar el control. En los momentos negativos o de tensión pregúntate ¿qué es lo mejor que puedo hacer en este momento para mi y para los demás? 

Otra forma de estar abiertos es observar, sentir y oler lo que tienes cerca. En tu plato, tu celular, el libro, la reunión familiar: ¿ a qué me recuerda? ¿qué siento y por qué? ¿a qué huele? ¿le va a hacer bien a mi cuerpo? Estas preguntas te pueden ayudar.

El tercero es la aceptación. Aceptar que todo lo que llega a nuestras vidas, sea bueno o malo, es para nuestro aprendizaje y beneficio. Cambia la pregunta ¿por qué a mí? por ¿para qué a mí? ¡Confía tanto en la vida que te obligue a vivir despreocupado!

El cuarto es el desapego, se le conoce también como la ley de la permanencia. Todo está cambiando todo el tiempo: Nuestro cuerpo funciona todo el tiempo, las moléculas presentes en el aire se mueven, los animales, las situaciones, los ciclos de la vida, todo, todo cambia todo el tiempo. Suelta y confía, así como se fue algo, también llegará algo nuevo. Suelta el control.

Y por último está la intención, atención y actitud. Con estas palabras aprendes las principales prácticas para tener una vida más consciente. Intención de tener un objetivo y una meta a la que quieras llegar. Atención en cada momento, para vivir en el presente, enfocándote y agradeciendo lo que tienes hoy para llegar a tu objetivo. Actitud siempre positiva para lograr lo que quieres, aprender de los errores y pararte si te caes.

Comienza por incorporar uno a la vez, primero domina uno, luego otro y poco a poco hasta que se vuelva un hábito. Espero te sirvan estos tips igual que a mí. 

Si tienes dudas o comentarios al respecto no dudes en contactarme por Instagram en @thepomeloblog y te ayudo con lo que necesites. 

Ana Lucía es Health Coach certificada,  su objetivo es promover el equilibrio y ayudar a encontrar un balance en todas las áreas de tu vida. Cuenta con un programa de coaching para aprender a comer saludable y adquirir hábitos que duren para siempre. Síguela en @thepomeloblog para más información, recetas, tips e inspiración.