Por que deberías consumir semillas de girasol 

Por Inés Vazquez Noya/ @foodsandgoodsba

Las semillas de girasol son ricas en minerales, tales como el fósforo, el potasio, el magnesio y el calcio. 

¿Porqué son importantes para incluirlas en tu dieta diaria?

  • CIRCULACIÓN: por su alto contenido de ácidos grasos, reduce el riesgo de sufrir trastornos circulatorios, infartos y problemas cardiovasculares.
  • DEPORTISTAS: el alto porcentaje de potasio y magnesio favorecen la dieta de todos los deportistas o personas que realizan esfuerzos físicos constantes. 
  • EMBARAZO: son ricas en ácido fólico, imprescindible en el embarazo, ya que ayuda a evitar malformaciones del feto. Un alimento recomendado en personas de la tercera edad, en mujeres en período de lactancia y en niños que se encuentran en etapa de crecimiento.
  • SISTEMA INMUNE: ayudan a fortalecer el sistema inmunológico, manteniendo y aumentando las defensas del cuerpo. 
  • CEREBRO: sus altos niveles de fósforo y magnesio favorecen un buen funcionamiento cerebral y refuerzan la memoria. 
  • OSTEOPOROSIS: tienen un gran contenido de calcio, lo cual colabora a aliviar problemas de huesos frágiles o descalcificación.
  • PIEL: al poseer un alto contenido en vitamina E, son un alimento ideal para nutrir y rejuvenecer la piel, ya que esta vitamina es considerada como uno de los antioxidantes más potentes. 

Información nutricional por 100 gramos de semillas de girasol

  • 22 mg de vitamina E
  • 730 mg de potasio
  • 100 mg de calcio
  • 595 mg de fósforo
  • 47 gr de grasas saludables
  • 28 gr de proteína

¿Cómo incluirlo en tus comidas?

  • Como aperitivo o golosina
  • En las ensaladas (previamente tostadas en la sartén) y al pan (se pueden agregar las semillas a la mezcla de pan casero)
  • Como leche vegetal, receta a continuación.

Leche vegetal de semillas de girasol: un excelente sustituto de la leche para las personas intolerantes a la lactosa. Es muy nutritiva y se puede preparar de forma casera. 

Ingredientes: 

1 taza de semillas de girasol crudas y peladas, remojadas previamente en agua durante 4 a 5 horas. 

Azúcar orgánica o miel a gusto

6 tazas de agua filtrada

1 cucharadita de canela (opcional)

Preparación:

  1. Colocar todos los ingredientes en la licuadora y moler. 
  2. Para que no queden grumos en la bebida consigue un filtro de tela. Si queda muy espesa, agregar un poco más de agua. Si queda muy líquida, agregar más semillas. Esta leche se puede utilizar para deliciosos licuados, por ejemplo con banana o frutos rojos.

Noticias Relacionadas