Educación en tiempos de COVID

Por Kinich School

La pandemia de COVID-19 ha ocasionado una enorme interrupción en la educación de las niñas y los niños del siglo XXI, este tema ha sido algo que ha definido nuestros estilos de vida. 

¡Estamos viviendo una situación muy inestable en nuestros hogares! Desde antes ya era complicado equilibrar nuestras rutinas en su totalidad, pero a falta de escuelas nos hemos visto obligados a también ser tutoras y maestros dentro de nuestras familias. 

Estos son algunos datos relevantes que afectan en la formación de los estudiantes durante esta pandemia: 

  • El 49% de los estudiantes señalan que la situación económica de sus familias ha sido impactada por el COVID-19.
  • 1 de cada 5 estudiantes de preparatoria piensa que probablemente no ingrese a la universidad el próximo año debido al COVID-19.
  • 800,000 estudiantes de escuelas privadas están considerando cambiarse a escuelas públicas.
  • Las llamadas al 911 por violencia doméstica se han cuadruplicado en la Ciudad de México, incrementando de 194 en enero de 2020 a 812 en mayo.
  • 12,000 millones de personas están en el desempleo.

¿Qué está pasando? 

Desde marzo pasado nuestros hijos fueron forzados a transitar hacia un modelo de educación digital y a distancia para el cual el país no parece estar preparado.

Como afirman muchos expertos, es posible que millones de jóvenes se integren al mercado laboral con menos herramientas que en el pasado, menos si no elegimos a tiempo una opción que cuente con experiencia en el rubro de educación a distancia.

Casi la mitad de las familias han sido afectadas económicamente por el COVID-19, y miles de estudiantes no podrán continuar estudiando en escuelas privadas.

Además, las escuelas y los maestros brindaron un apoyo muy limitado a los estudiantes y padres de familia por la falta de comprensión de la educación en línea, a distancia y en el hogar.

Los nuevos modelos educativos deben asumir la educación en línea como la nueva normalidad y hacer todo lo posible por hacerla más efectiva concentrándose en el desarrollo y seguimiento de habilidades socioemocionales, la atención personalizada y el complemento de tareas y aprendizajes en el mundo real.

¿Qué sigue?

Seguro tienes muchas dudas sobre esto y es completamente normal, porque nos enseñaron que la educación primaria y secundaria solo es en las aulas con el modelo tradicional, pero, en cierto modo, el homeschooling contribuye a que el ser humano se desarrolle como persona a partir de un entendimiento integral de su entorno. 

Nuestras realidades, especialmente en las ciudades, se han vuelto experiencias más individuales, fragmentarias, veloces e incluso cuentan con mayor información, al menos en potencia. De este modo un buen seguimiento de los contenidos a los que acceden nuestros hijos ayudaría a equilibrar una posible dispersión y desventaja,

Para aproximarnos a una integralidad educativa es necesario reconocer que en las escuelas se enseña sobre letras, números, emociones y habilidades sociales, especialmente para la toma de decisiones y el desarrollo de la inteligencia interpersonal. Todo esto se puede manejar con herramientas bien planificadas y con la ayuda de profesionales tanto a los hijos como a los padres de familia, que no siempre tendrán todo el tiempo que idealmente se tendría que dedicar a los hijos bajo el modelo de enseñanza en el hogar.

La educación virtual privilegia el desarrollo cognoscitivo, pero debe contar con un equilibrio que sólo se logra atendiendo problemas familiares y/o personales. La integración del individuo a la realidad debe replantear los procesos de búsqueda, independencia y solidaridad. Si se encuentra una opción escolar bien capacitada, este nuevo tipo de aprendizaje puede brindar ventajas fundamentales adecuadas a los tiempos que parece continuarán en el futuro a corto y mediano plazo.

Sin embargo, la construcción de vínculos, el trabajo en comunidad y la cooperación son herramientas con las que nuestros hijos deben contar para lograr una educación virtual satisfactoria para todos.

Es necesario reforzar la comunicación entre alumnos, profesores, familias y profesionales que den seguimiento y brinden apoyo en el aprendizaje, y una de las opciones más completas que hemos encontrado hasta el momento es Kinich School, escuela especializada en la capacitación de profesores en el uso de herramientas y en la educación a distancia desde hace años, la cual nace desde el enriquecimiento de la enseñanza virtual, acompañada por una serie de expertos que atienden todos los factores señalados, a un precio más competitivo y de un modo más flexible para los tiempos y las necesidades que enfrentamos como sociedad ante la pandemia.

Para mayor información pueden consultar kinichschool.com, una de las primeras opciones que surgen ante la crisis que atravesamos.