Cómo prevenir el cáncer de mama 

Octubre es el mes de la lucha contra el cáncer de mama, y sabemos que para nuestra comunidad, prevenir el cáncer de mama, o de cualquier tipo, es lo más importante, aunque también sabemos que el cáncer puede ser diagnosticado, a pesar de nuestros esfuerzos por llevar un estilo de vida saludable. 

Hoy queremos compartir algunas claves respaldadas por la ciencia para reducir el riesgo de desarrollar cáncer de mama, una enfermedad que en México representa la primera causa de muerte por cáncer en las mujeres, pero si se detecta a tiempo, puede tener una recuperación satisfactoria y revertir las estadísticas.

  • Lleva una dieta antiinflamatoria

Consumir alimentos antiinflamatorios puede ayudar a prevenir el riesgo de cáncer, diabetes, enfermedades cardíacas, enfermedades autoinmunes y básicamente, cualquier problema de salud. Una dieta antiinflamatoria incluye gran cantidad de frutas y verduras frescas, nueces, semillas y grasas saludables como el aceite de oliva, el pescado, las proteínas magras y los cereales integrales. Elimina de tu dieta los azúcares agregados, granos refinados, aceites hidrogenados y alimentos procesados ​​de cualquier tipo.

  • Evita las toxinas ambientales 

Es importante poner atención en los productos de limpieza, cosméticos y maquillaje. ¿Incluyen ingredientes como ftalatos, parabenos o productos químicos con nombres tan largos que no puedes ni pronunciar? Muchos de estos productos químicos en nuestros alimentos, agua o en nuestros hogares, pueden alterar la expresión del ADN y los genes para cambiar la forma en que se desarrollan las células mamarias, haciendo que los tejidos sean susceptibles al cáncer. Por eso es importante intentar consumir productos más naturales o de mejor calidad. Actualmente ya existen alternativas con mejores ingredientes y menos químicos para cuidar de ti.

  • Aléjate del cigarro y mantener el consumo de alcohol al mínimo

Todos sabemos que fumar es malo para la salud y aumenta el riesgo de prácticamente todos los tipos de cáncer y problemas de salud. Sin embargo, también es importante llevar una relación sana con el alcohol y reservarlo únicamente para situaciones muy especiales y con moderación.

  • Haz ejercicio 

Así como llevar una dieta balanceada le da un boost de salud a tu cuerpo, el ejercicio también tiene beneficios muy poderosos en el cuerpo. Encuentra el ejercicio que más te guste y muévete: sal a caminar, corre, haz tus clases de Sersana o baila. Está demostrado que el ejercicio no sólo te ayuda a disminuir el riesgo de cáncer, sino que también mejora el estado de ánimo y libera el estrés.

  • Conoce tu cuerpo y ve al médico cada seis meses 

Es importante realizar autoexploraciones de las mamas a partir de los 20 años, al menos una vez al mes. Realizar mastografía cada dos años en mujeres mayores de 40 años y en mujeres menores de 50 años con antecedentes familiares de cáncer de mama. También es importante hablar con tu médico sobre el uso de anticonceptivos hormonales y si estás próxima a ser madre, se recomienda practicar la lactancia materna por mínimo 12 meses. 

Conocer nuestro cuerpo y saber cuándo algo no se siente bien es fundamental para detectar el cáncer de mamá y tener un diagnóstico y un tratamiento oportuno.