Por qué es importante limitar la comida procesada en tu dieta 

Por Marie Harrison/ @mariegoingnuts

La mayoría de los alimentos ultraprocesados contienen ninguno o pocos alimentos enteros, vienen listos para consumirse o para calentar y requieren poca o ninguna preparación culinaria. Actualmente, se han realizado varias investigaciones acerca de su influencia en el metabolismo, obteniendo como resultado una gran asociación entre la resistencia a la insulina, diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares.

Los ingredientes predominantes son: el almidón, aceites, sal, azúcar y aditivos industriales como conservantes, estabilizares, colorantes, relatadores del sabor, entre otros. Y por si fuera poco, los ultraprocesados poseen mas sodio, grasas trans y saturadas y mayor densidad energética, lo cual puede afectar negativamente nuestra salud a largo plazo. Son preparaciones industriales comestibles y elaboradas de sustancias derivadas de otros alimentos.

¿En dónde encontramos los alimentos ultraprocesados ? 

  • Embutidos 
  • Galletas 
  • Bebidas carbonatadas 
  • Bebidas con sabor a “fruta” 
  • Pizzas 
  • Hamburguesas 
  • Helados 
  • Sopas instantáneas en polvo y envasados, entre otros. 
  • Refrescos azucarados 
  • Bollería 
  • Carnes Procesadas 
  • Cereales refinados 
  • Pizzas 
  • Postres con azúcar y harinas refinadas 
  • Galletas 

En la actualidad estamos rodeados de este tipo de alimentos y es fundamental reducirlos de nuestra dieta y agregar más ingredientes naturales en nuestras comida, esto te ayudará a proteger al organismo de enfermedades no transmisibles. Este tipo de alimentos son el 80% de los comestibles que venden en los supermercados 

Todos estos ingredientes (y muchos más que no están en esta lista) pasan por una serie de procesos previo. 

Si basas tu alimentación en este grupo de alimentos, reduces la ingesta de COMIDA REAL: fruta, legumbres, verdura, pescados, y en consecuencia dejas tu dieta con fuentes insuficientes de vitaminas, minerales y fibra.

Llevar una dieta saludable no es medir cantidades y contar calorías. Es cambiar de hábitos y elegir comer comida de calidad y menos procesada. Es necesario balancear la alimentación en 90/10: 90% comida real y 10% procesada.  

Aunque parezca algo inalcanzable, ¡no lo es! simplemente tienes volver a aprender a comer. 

Cuando leas la información nutrimental, no nada más vea las calorías sino la LISTA DE INGREDIENTES:

1. Azúcares añadidos: jarabe de maíz, sacarosa, maltodextrina.

2. Harinas refinadas: cualquier harina que no especifique integral y sus porcentajes.

3. Aceites vegetales refinados.

4. Aditivos: aceite de girasol, soya, maíz, palma, coco. Cualquier aceite que no especifique que sea virgen; aceites fritos u horneados.

Marie tiene 25 años y está a punto de graduarse como nutrióloga clínica. Originalmente quería estudiar medicina, pero fue diagnosticada con una enfermedad llamada Lupus Eritematoso Sistémico que cambió sus planes, sin embargo, el llevar una alimentación balanceada y un estilo de vida saludable fueron clave para mejorar, lo que la impulsó a estudiar nutrición y ayudar a más personas. Su rama de interés es inmunonutrición y está próxima a realizar su maestría enfocada en este tema.